¡Próxima parada Marte!

El millonario Elon Musk desvela su desorbitado plan de conquistar Marte con el “BFR” (Big F***ing Rocket)

El pasado 27 de Septiembre, el señor Musk expuso por primera vez todo lo que tienen pensado él y su compañía, SpaceX, para hacer posible la llegada del ser humano a Marte. Principalmente todo se centró en la nave que se encargaría de llevar a los futuros conquistadores de Marte, la cual apodan “BFR” por su desmesurado tamaño y capacidad.

BFR (Space X) – Wikimedia

En concreto el diseño presentado mide 122m de alto y 12m de diámetro, que puede sonar poco impresionante, pero es que la masa de lanzamiento del “BFR” sería nada más y nada menos que de ¡13.033 toneladas! Y por supuesto todo esto es gracias a 42 motores alimentados de metano y oxígeno que generan 128 meganewtons de empuje, lo que equivale aproximadamente a ¡172 Buggati Veyron!

Dejando de lado los detalles técnicos y centrándonos en lo que nos interesa como “posibles futuros tripulantes”, el “BFR” tendría una capacidad de hasta 100 personas, y ésta sería reutilizable, lo que le permitiría ir a Marte y volver a la Tierra ¡hasta 12 veces! Lo que haría posible el plan que Elon tiene en mente de colonizar Marte.

 Hasta aquí lo bonito de la propuesta, ya que semejante proyecto requiere de una fuente de ingresos que SpaceX no dispone ni de lejos. Su principal posible inversor sería EEUU mediante la NASA, pero claro, tratándose de una compañía tan joven en misiones aeroespaciales, y con numerosos fallos por corregir (como explosiones en plena rampa de despegue), no es muy plausible dicha inyección económica por la Agencia Espacial Estadounidense.  Por otro lado, si llegan a recibir el apoyo, y por consiguiente el aporte económico, y se produce un accidente como el citado, esto desencadenaría unas consecuencias medioambientales fatales, a parte de todas las vidas que estarían en peligro.

 Todo esto debe hacernos reflexionar, ya que pese a los grandes “peros” de este proyecto de SpaceX, sólo el hecho de haber diseñado toda la misión y que parezca posible ya es un avance increíble. Y de hecho, si al final se decide continuar con dicha misión, Elon ha propuesto que los primeros lanzamientos hacia Marte se realicen nada más y nada menos que en ¡2022! Suena como algo de locos, pero piensen en lo loco que debió sonar hacia mediados del siglo 18 el poder volar en avión. Pues no pasaron ni 40 años, y François de Rozier y el marqués de Arlandes lo consiguieron. ¿Quién nos dice a nosotros que no vayamos a estar viviendo en Marte de aquí a 40 años…?

Samuel García