@mierda.buena

Mierda Buena

¡Bienvenidos al perfil de ‘mierda buena’!

Mierda buena es una cuenta de instagram que se dedica a subir sus propios dibujos sobre (como se describe en su perfil): ‘Hago dibujos sobre las cosas que me salen del OGT

Cuestión de telas.

Me asomo a la ventana, respiro. Nunca antes había sentido la necesidad de asomarme a la ventana de esta manera. Es curioso pensar en el contraste de las noticias de hace unos meses y las de estos días.

Hace unos meses los focos se ponían, al igual que hoy, en las ventanas y balcones de nuestras casas.

Hace unos meses se nos dijo que colgáramos de nuestras fachadas cachos de tela, todo se llenó de telas, algunas calles con más, otras con menos, algunas fachadas se tornaron policromáticas de la noche a la mañana, otras en cambio siguieron igual. Las banderas poco a poco se habían ido transformado en cortinas, que siempre estaban cerradas, siempre nos impedían ver fuera de nuestras casas. Esas cortinas se fueron convirtiendo en muros, habíamos tapiado nuestras ventanas.

Hoy las noticias tienen los mismos factores, pero una diferente composición: personas, cachos de tela, ventanas y balcones. Las ventanas se han convertido en nuestro único modo de escape a un confinamiento que se hace asfixiante, los cachos de tela que usábamos de cortinas ideológicas y que mantenían nuestros hogares cerrados herméticamente no nos sirven de nada ahora que lo que necesitamos es ver más allá de nuestras cuatro paredes.

La tela ahora solo nos sirve para ponerla en nuestra cara, ocultando así muecas por la angustia que nos genera ver como poco a poco este enemigo invisible (usando este maldito lenguaje militarista que se ha instalado en los medios de comunicación) nos va cercando y no podemos hacer nada.

Los cachos de tela que se nos dijo que era lo que nos mantenía a salvo, solo nos dividían, esas cortinas eran muros, habíamos tapiado nuestra visión del exterior, que ingenuos habíamos sido.

Ahora que lo que la historia nos exhorta es ver al vecino como miembro de una misma especie, ahora que el ojo del estudiante de dentro de siglos está juzgando nuestro comportamiento, en vez de salir a las ventanas estamos volviendo a cerrar las cortinas, a internarnos en nuestras cuevas.

No sé si os habéis fijado, pero cuando una especie que se ha convertido en plaga nota una amenaza para su existencia, cada individuo de esa plaga corre a refugiarse en su madriguera, agujero, cueva, nido, hogar…
.
Es curioso, creo que lo que hace a una especie convertirse en plaga no es nada más que el hecho de que los individuos que la conforman pierdan la conciencia de formar parte de algo más grande que ellos mismos, de una especie. Es el individualismo lo que nos convierte en plaga.
.
Estos días en los que te falta el aire, mira tu ventana, igual tienes un muro que impide que corra el aire. La plaga comienza en tu casa, en tu calle, en tu ciudad, en tu país, en los cachos de tela que hacen que no veas el enorme conjunto del que formas parte.
.
M.B.

 

Mientras que normalizamos que las calles se llenen de militares y policías, que cada día los abusos de autoridad se vuelvan algo recurrente, preguntémonos el porqué de esta situación.

En mi opinión no es más que una limpieza de cara, una campaña de relaciones públicas, para justificar el gasto militar en detrimento de la inversión social.

Una campaña que hace que el lenguaje militarista (“la guerra contra el Covid-19”, “los médicos en el frente de batalla”, “el personal sanitario trabajando en primera línea de guerra”…), la presencia diaria de militares en las calles, el continuo espionaje vecinal y chivatxs en los balcones, acabe siendo mirado como algo positivo o heroico, cuando no lo es.

Seamos sincerxs, el gasto militar es un gasto, nada más, para la persona que estará leyendo esto jamás retornará un solo céntimo del dinero que se puso en ese enorme hoyo que nuestra sociedad del “bienestar” llamo seguridad.

Sin embargo, al lector de estas palabras, debe quedarle una cosa clara, cuando la cuarentena acabe y empiece la auténtica crisis, la económica, ¿cómo afrontará el estado la oleada de personas que sin haber salido de sus casas, de pronto, son pobres? ¿con balas? ¿con hurras, VIVAS  a España, con la cabra de la Legión? Me cuesta imaginarlo. ¿A quién protegen las fuerzas de seguridad?, ¿cuántas vidas salvan?, ¿cuántas vidas salva un/x médico? ¿cuántas un/x enfermerx? Hagan cuentas, para mí las respuestas son claras y contundentes.

No seamos ingenuxs, la militarización de la calle solo responde la justificación de un crecimiento del gasto militar en detrimento de la inversión social. Nada más. El resto de relatos, en mi opinión son pura habladuría.
Un beso

«Dice que me quiere y me esta matando»
Colabo con la compi @ladegirona_ echad un ojo a lo que va a subir ella🙃🙃
No dejes que nadie te quiera malll

Somos semilla de revolución
El cartel está disponible lo descarguéis en pdf en la bioo.
Un beso!