Cuando el indie se convierte en canción protesta

Quien diga que la canción protesta ha muerto, miente. La crítica social y política se hace cada vez más explícita en el panorama musical español y los mensajes reivindicativos, habituales en el rock, el punk y el hip hop, se extienden ahora a la música alternativa.

Los emblemáticos cantautores de los 70 como Serrat, Sabina, Jarcha, Labordeta, Ana Belén… ceden ahora el testigo a los más jóvenes. El panorama social y político actual invita a ello, y además de los géneros que desde siempre han ido de la mano de la canción protesta, como el rock, el punk, o el rap, ahora se suma el indie, que usan sus guitarras como armas y critican abiertamente a políticos, banqueros y empresarios.

«El indie político surge como respuesta a la desgastada movida madrileña y ramificaciones de los 80. Es diferente en la música y sí que quizás en los textos sea un poco de mirar hacia adentro y no al exterior» – Julio Ruiz, director del programa ‘Disco Grande’ de Radio 3

Primero fueron los zaragozanos Amaral los que criticaron la clase política en «La ratonera», canción que comienza con la frase «no sé cómo duermes por las noches, estúpido farsante, si mientes más que hablas». El videoclip, igual o más duro que la canción, fue realizado por el montador e ilustrador Alberto González Vázquez, y en él aparecen diversas figuras políticas de toda ideología retratados drogándose o después de sufrir una paliza:

Les siguieron los baezanos «Supersubmarina», que tras haber publicado hace ya años  «XXI», presentaron el tema «Hasta que sangren» como single de su último disco:

«Tienes un concepto equivocado de la gente que gobiernas,
Y crees que cada uno de nosotros no merece tu atención,
Deberías dejar que alguna puerta abierta,
Por si alguna vez tomamos el control.
¡Nosotros vamos a chillar!
Hasta que sangren tus oídos, y no quieres escuchar»

Los Punsetes son más de señalar con el dedo. La banda liderada por Anntona pone en entredicho la gestión de los tecnócratas. Corría el año 2012, y la Unión Europea había puesto a dos economistas al frente de Grecia e Italia (Lukas Papadimos y Mario Monti). «Ya están aquí los tecnócratas, con estrategias asépticas. Optimizando los gestos, y siempre tienen razón. Los números avalan su gestión, y la tuya no«.

Nacho Vegas es todo un referente en esto del indie político, y es que temas como «Polvorado» o «Cómo hacer Crac» son algunas de las canciones más evidentes de protesta-denuncia, que llegaron poco antes del surgimiento del movimiento del 15-M. Sin embargo, esto le ha costado que en numerosas ocasiones sea tachado de populista.

Destaca ‘Polvorado’, vídeo musical dirigido por Ramón Lluís Bande y protagonizado por siete trabajadores y una estudiante asturianos. Los realizadores del vídeo explican que «a través del retrato de ocho trabajadores y una colección de fotografías, el vídeo se posiciona ante la situación laboral y social en estos momentos en los que se intensifica la lucha de clases».

Después Vetusta Morla, quienes nunca se habían mojado políticamente, aparecían más reivindicativos que nunca en ‘La deriva’, su nuevo disco del que reconocen abiertamente que «si, es más político”.  La letra de ‘Golpe maestro’ es contundente: «Fue un atraco perfecto, excepto por esto, nos queda garganta, puño y pies”.

Otro cómico y sarcástico videoclip que merece un comentario aparte es ‘El político neoliberal’, de Pony Bravo. El grupo sevillano reparte alcohol, drogas y jamón serrano entre los dirigentes de Bankia, el Gobierno, la UE y el G8 al ritmo de estrofas delirantes que incluso introducen versos propios de reggaeton. El tercer disco de la banda, ‘De palmas y cacería’ (2013), cuenta con otro tema de crítica canalla, ‘Eurovegas’.

Sara Rodriguez