«Es lo que tiene hacer rock and roll, que te empapas del espíritu», entrevista a Neverhood

1) El grupo se formó a finales de 2014. ¿Cómo surgió la idea de formarlo?

La iniciativa fue de Marcos, nuestro guitarrista, que por esas fechas quería arrancar un proyecto nuevo después de dejar su anterior banda. Se le habían quedado muchas canciones en el tintero y necesitaba gente para darles forma, así que tiró de anuncios en internet y se unieron Luis (bajo) y Adriana (voz). Jesús, el batería, entró algo más tarde, en marzo de 2015, y ahí es cuando el sonido empezó a tomar forma. Nuestro último fichaje es Diego, el hermano de Marcos, a la guitarra rítmica. Le secuestramos para la gira de este verano y como nadie quiere pagar su rescate, aquí sigue.

2) También hemos leído que pusieron el nombre definitivo de Neverhood después del primer concierto. ¿Qué les llevó a llamarse así?

Pues tiene gracia pero no mucho misterio. Dimos nuestro primer concierto con un nombre provisional que odiábamos todos por igual, porque no nos poníamos de acuerdo en uno que nos gustase. Esa misma noche, docenas de latas de cerveza mediante, decidimos que ya estaba bien y recurrimos al ancestral método de escribir un nombre cada uno en una papeleta, echarlas en un cuenco y sacar una al azar. Salió Neverhood, que era la papeleta de Marcos, y en nuestra ebriedad nos pareció que sonaba potente, no tenía ningún significado subyacente y tenía una cierta elegancia, así que lo hicimos oficial.

Como dato curioso, nos dimos cuenta un mes después de que la palabra había brotado del subconsciente de Marcos porque era el nombre del primer videojuego que había jugado de niño: The Neverhood, una aventura gráfica hecha con plastilina y stop motion. Como dato curioso extra, Luis había escrito Stop Motion como propuesta de nombre en su papeleta. Hubo una alineación astral extraña esa noche, lo tenemos claro.

3) Hemos podido comprobar que son un grupo muy activo.  ¿Es muy cansado compaginar los conciertos con sus estudios y su vida personal?

Algunos lo llevamos mejor que otros, pero vamos saliendo adelante. El secreto está en no ser estudiantes o trabajadores que además tocan en un grupo, sino en ser músicos que además estudian o tienen un trabajo. Con eso en la cabeza se tiene la actitud que hay que tener. Al final se reduce a tener las prioridades claras y tener claras las de los demás.

4)  Ahora mismo están inmersos en una gira por diversas comunidades. ¿Cómo surgió esta oportunidad?

Pues tampoco podría decirse que “surja”, la verdad. A un grupo de rock recién formado no le llueven las ofertas del cielo precisamente, y menos en España y cantando en inglés, así que hay que buscarse las habichuelas. Hablar con salas y grupos de otras ciudades, estar muchas horas al teléfono, dar mucho el coñazo en las redes sociales y hacer mucho trabajo de oficina no remunerado, en definitiva. No todo en la música es glamour, amigos.

Por supuesto contamos con ayuda que alivia un poco esa carga de trabajo y evita el suicidio colectivo. Nuestras familias y amigos nos apoyan un montón, y nuestro road manager, Alfonso Saldaña, nos echa una mano contactando con salas de fuera de Madrid y allanando el camino en lo posible. Somos conscientes de que tenemos muchísima suerte de poder contar con tanto apoyo desinteresado, y queremos aprovecharlo al máximo en agradecimiento.

5) El próximo 2 de diciembre participarán en un festival por los refugiados. ¿Qué les llevó a participar en un festival así? ¿Qué opinan sobre la situación actual con los refugiados?

Pues tan simple como que una amiga lo estaba organizando, se puso en contacto con nosotros y allá que fuimos. Siempre hemos dicho que queremos mantener nuestra música alejada de la política, porque somos unos incultos y no queremos hablar sin saber. Sabemos que hay quienes enfocan el tema de los refugiados desde ese ángulo, pero más allá de la política del asunto está la crisis humanitaria, que es con lo que creemos que siempre merecerá la pena ayudar.

6) Como bien dicen en página de Youtube, son un grupo de rock. ¿Alguna vez han pensado hacer otros estilos de música?

¡Es que anda que no hay estilos dentro del rock! ¡Como para ponernos a salirnos del tiesto!

Bueno, ya más en serio, intentamos incorporar todas las influencias que traemos cada miembro a la espalda en nuestra música. Marcos es muy rockero clásico, Luis tiene mucha formación funk y Adriana idolatra a las divas del soul, por ejemplo, pero trabajamos para cohesionar todas esas fuentes en lo que hacemos. Por eso no nos gusta encasillarnos dentro de un subgénero del rock, porque pretendemos ser eclécticos en nuestro entendimiento de la etiqueta.

Neverhood siempre sonará a rock porque es lo que nos sale, pero tan pronto te hacemos un rock and roll clásico al estilo Chuck Berry como una balada soul como un riff con el overdrive al máximo que haría llorar a Lemmy Killmister.

Lo que no pensamos hacer es cantar en español. Mil gracias por no hacer la preguntita.

7) ¿Tendrían alguna anécdota que les gustase comentar con nosotros y nuestros lectores?

Hay muchas. Demasiadas. La mayoría no aptas para todos los públicos. Es lo que tiene hacer rock and roll, que te empapas del espíritu.

Una de las últimas fue cuando Jesús se subió al escenario con King África en Zaragoza, después de nuestro concierto en Interpeñas. El King mismo tuvo que interceder para que la seguridad no nos dejase sin media sección rítmica. Pero nos reímos mucho.

8)  Finalmente ¿tienen algún grupo que les sirva como referencia?

Miles. Puede que cientos. Si nos ponemos a listarlos todos, esta entrevista se alarga hasta año nuevo, así que aquí va uno por cada miembro: Etta James (Adriana), Oasis (Marcos), Stevie Wonder (Luis), AC/DC (Diego) y Royal Blood (Jesús).

Lo dicho, eclecticismo al poder.

¡Muchas gracias a vosotros por dejarnos contar nuestras historias! Nos veremos por las esquinas. Rock and roll.

Comparte esto:

Miriam Salgado Albertus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *