Gamergy estrenó diciembre con sorpresas y los eSports del PlayStation Plus Challenge

IFEMA, la feria más conocida en el panorama nacional ubicada en Madrid, acogió una vez más el evento de Gamergy los días 15, 16 y 17 de diciembre en colaboración con LVP (Liga Profesional de Videojuegos) para ofrecer las mejores competiciones de los eSports y poner a prueba los últimos videojuegos que han salido al mercado.

La inauguración de Gamergy comenzaba con el plato fuerte de toda la jornada del fin de semana; los clasificatorios. Primero, por parte de la Super Liga Orange con League of Legends, Counter Strike GO y Clash Royale, para más tarde seguir con las rondas del PlayStation Plus Challenge con Street Fighter V, FIFA 18, Rocket League, PES 2018 y NBA 2K18.

Las rondas clasificatorias de PlayStation Plus Challenge abarcarían buena parte de la jornada del viernes y sábado con cientos de jugadores pro y amateurs inscritos, quienes tendrían más tarde la posibilidad de optar a los grandes premios en las fases finales. El domingo se dio paso a las ya esperadas finales, con un horario para no abandonar en ningún momento los escenarios de Gamergy y donde los aficionados no querían perderse ninguna final.

Tras todos los jóvenes jugadores que se quedaron por el camino, comenzaba la primera final con NBA 2K18 a las 13:15h. El madrileño ‘Somo’ con los Golden State Warriors se enfrentaba al joven catalán ‘Rifle’ y sus Houston Rockets a una final que se decidiría al mejor de tres partidos.

En el primer partido, el dominio fue muy evidente para Somo durante todo el encuentro, con un Kevin Durant incorregible anotando triples con tremenda facilidad y poniéndose a cinco de ventaja a últimos segundos del último cuarto. Sin embargo, ‘Rifle’ logró remontar en pocos segundos gracias a la aparición de James Harden y que ponía patas arriba la final. El siguiente partido sería el decisivo, bien para sentenciar o para que Somo tuviera alguna oportunidad de seguir luchando por el premio. Pero una vez más, salió en escena Harden para volver locos a los Warriors y a ‘Somo’ que, aunque tuvo oportunidades de acercarse en el marcador durante el último cuarto, no fue suficiente para que los Houston se hicieran con la victoria, logrando ‘Rifle’ una final impecable y llevándose a casa el premio de 400€.

Tras una primera toma de contacto, seguiría la final de PES 2018 a las 16:30h que tendría como finalistas a Joan y Alex Alguacil, quienes ambos escogieron el Manchester United para intentar alzar la copa en una final que se decidiría al mejor de tres partidos.

El primer encuentro fue el más emocionante, tanto para los espectadores como para los propios jugadores, donde Alex ya iba ganando en el minuto 21 por 2-1, con doblete de Paul Pogba y el gol de Romelu Lukaku por parte de Joan, que más tarde empataría el encuentro en el minuto 62 con otro gol del jugador belga. Se destacó, además, la figura de David de Gea por parte de ambos equipos. La perla la pondría el joven Marcus Rashford para el equipo de Alex Alguacil, que sorprendió a De Gea con una vaselina en los últimos minutos, y que daba la primera ronda a los ‘Red Devils’ de Alex.

El segundo partido fue algo más correoso, donde apenas se apreciaba riesgo excepto en Joan, que dominó totalmente los noventa minutos con ocasiones claras para sentenciar el partido, pero finalmente se llegó a la prórroga con tablas en el marcador (1-1).  La prórroga trajo de por sí una emoción añadida debido al poco tiempo que Joan tenía para finiquitar el encuentro e igualar la final. Sin embargo, otro tanto de Rashford para el United de Alex Alguacil en el minuto 108 pondría el broche a una eliminatoria, donde la experiencia de Alguacil y las malas decisiones de Joan terminarían por descartar la opción de disputar un tercer partido.

A las 18:00h era el turno de FIFA 18, con un escenario abarrotado donde pocos asientos se encontraban vacíos. Y no era de extrañar, pues en las mesas de juego se encontraban como finalistas dos hermanos por primera vez; los Carayol, del equipo S.D. Alcorcón de los eSports.

Al igual que en PES 2018, Antonio y Sergio escogieron para disputar la final al Manchester United que, al parecer, es el equipo más equilibrado a la hora de competir en esta clase de campeonatos. También, como se hizo en el resto de juegos, se haría una disputa al mejor de tres, donde el primer partido tuvo como detonante cada una de las acciones que realizaban ambos conjuntos, en especial las del equipo del hermano mayor, Antonio, que por medio del serbio Nemanja Matić, se adelantaba en el marcador con una jugada magnífica de juego rápido y de toque. En el minuto 15 empataba Sergio tras un disparo cruzado de Paul Pogba, un jugador que en esta edición de FIFA está dando grandes resultados.

Aunque Antonio volvió a adelantarse y, esta vez, por medio de Lukaku que, tras otra de sus jugadas de toque y jugando con profundidad por las bandas, el jugador belga remataba a placer tras un pase de la muerte de Antonio Valencia, donde David De Gea no pudo hacer nada más que mirar cómo el balón entraba en la portería. La desesperación volvería al hermano menor Sergio tras fallar un penalti con el otro Lukaku en la siguiente jugada, a lo que se sucedería con otros dos goles del United de Antonio que le otorgaría la primera victoria con un soberano 4-2 y, sobre todo, una inyección de moral para el último partido, puesto que ganar una final como profesional era una espina clavada en el jugador del Alcorcón.

El segundo encuentro dejó algo más de emoción para los espectadores, aunque los nervios comenzaron a aflorar de nuevo en Sergio tras revivir un déjà vu del primer partido; Matić volvía a abrir la lata para el equipo de Antonio y, acto seguido, el 2-0 del francés Anthony Martial ya era una realidad para el hermano pequeño de los Carayol. Logró recortar distancias con un auténtico golazo de Lukaku por la escuadra, pero ya era demasiado tarde para tirar de épica y Sergio jugaba a la desesperada por marcar el empate y forzar la prórroga. El partido concluyó con un 2-1 y Antonio Carayol se convirtió en campeón por primera vez en los eSports, donde lograría la suma de 800€ como premio y Sergio se marcharía con 400€; un total que seguro se compartirá en casa de los Carayol.

El último torneo se disputó a las 19:00h; esta vez de Rocket League, un videojuego que tiene amantes y detractores a partes iguales por la dificultad que este conlleva para muchos jugadores. La final se disputó entre dos equipos ya conocidos de los eSports y con un recorrido envidiable por estas competiciones: los Golden Hawks, de naranja y Sabadell eSports, de azul, donde el ganador se decidió en tres duelos de 3 vs 3.

Viendo el primer partido, todos pensaban que la partida estaría muy igualada entre ambos conjuntos, y así fue. Tras un gol de cada equipo y pasados los cinco minutos que tiene cada encuentro, se disputó la prórroga a muerte súbita, en la cual ganaría el primer equipo en marcar. Tras dos minutos y medio de paradas inexplicables, demoliciones entre coches y disparos al larguero, Sabadell consiguió el gol de la forma más simple con un rebote de los Hawks, que tendrían oportunidad de redimirse en la siguiente ronda. La segunda disputa comenzó de nuevo con Sabadell anotando en el marcador en tres ocasiones y reaccionando enseguida los Golden Hawks con un auténtico tanto acrobático.

Y pasó lo que nadie quería que pasara; cuando el partido estaba más emocionante y disputado, uno de los jóvenes jugadores de Sabadell tuvo problemas técnicos en su monitor, por lo que la partida tuvo que detenerse y comenzar otra nueva. Eso sí, guardando el resultado y respetando el tiempo que faltaba para finalizar ese partido. Ese minuto y medio que faltaba fue el que le dio esta vez alas a los ‘halcones dorados’, que consiguieron anotar otro gol y poner entre las cuerdas por un momento a Sabadell, aunque el resultado final no se movería (3-2).

Última oportunidad para los Hawks en ese tercer partido que, definitivamente, pudieron haberse ahorrado jugarlo. Sabadell arrolló por completo a su rival en cuestión de dos minutos con 4 goles, dejando su moral por los suelos y realizando un partido nefasto y ya sin ganas por parte de los Golden Hawks. Pasados treinta segundos llegaba el remate de los azules con el quinto gol, y a falta de pocos segundos para el final los halcones anotaban el gol de la “honra” y concluía una final que, pudiendo haber sido más espectacular dada la magnitud de ambos conjuntos y analizando el primer partido, acabó siendo un paseo para los de Sabadell eSports, que conseguían el premio de 1200€, finalizando con este último el campeonato de PlayStation Plus Challenge hasta la siguiente edición.

Pero no solo eran torneos lo que ofrecían los pabellones 4 y 6 en Gamergy. La Caixa, en colaboración con Republic of Gamers, organizó un evento llamado Maratón imagiBank, una gymkana para jugadores amateurs, donde el objetivo era jugar a varios videojuegos -solo o en compañía- y lograr el mayor número de estrellas posible (una la que menos y tres las que más) y todas las veces que se quisiera, entrando en sorteos para conseguir un pack Asus con monitores, teclados o sillas, entre otras cosas. Entre los juegos a los que se podía jugar, destacaban por sus colas de gente y asientos desocupados FIFA 18, Mario Kart 8 Deluxe, League of Legends, Tekken 7, Rocket League o el Maratón Arcade, este último para los nostálgicos que aún nos emocionamos al ver una máquina recreativa arcade junto a dos joysticks y cuatro botones de colores.

Y siguiendo con estas máquinas, Gamergy instaló el Mercadillo Solidario, un stand donde los mayores protagonistas no eran las consolas ni juegos de última generación. Nintendo 64, Super Nintendo y todas las ediciones retro de PlayStation juntas a disposición de intercambiarse por alimentos, y que la gente pudiera retomar viejos recuerdos con Pro Evolution Soccer en PlayStation 2 o Donkey Kong en Atari 2600.

Y como no todo se trataba de ir caminando por la feria de Gamergy, decidimos coger el coche en los simuladores de Gran Turismo Sport, de PS4 y de Forza Motorsport 7, para Xbox One. El primer turno fue para Gran Turismo, que ya ganaba con la primera impresión que se tenía nada más coger el volante; rodeado por una especie de cabina circular con luces azules y metido completamente en la carrera sin que nada molestara. A priori el manejo del volante inquietaba un poco, ya que es muy sensible a los giros, mientras que los pedales funcionaban al compás con frenadas muy correctas.

Durante el turno de Forza, nos dimos cuenta de una gran diferencia a la hora de conducir con respecto a Gran Turismo, y es que los pedales de Forza dificultaban más la pisada debido al asiento demasiado reclinado que tenían los operarios, a modo de nave espacial, lo que dificultaba además la visión, a pesar de tener un manejo del volante mucho más correcto que el de Gran Turismo, el cual además de cómodo, era regulable.

En cuanto a dificultad, Forza da muchos más problemas a la hora de adelantar o ser adelantado, donde se puede notar un rebufo constante de los demás coches, lo que se traduce a un juego para verdaderos expertos de estos juegos. A pesar de todo, una gran experiencia que sin duda alguna recomiendo a los apasionados de los videojuegos de motor.

De momento no se ha concretado fecha de vuelta para Gamergy 9, aunque estamos seguros de que en poco tiempo la gente volverá ansiosa y experimentando las novedades que cada año IFEMA ofrece a ciudadanos de todo el país.

Comparte esto:

Alejandro Lopez Gonzalez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *