La detención de Carles Puigdemont, quien acaba de comparecer ante el juez alemán, genera nuevas protestas en Cataluña

Casi un centenar de heridos en la movilización convocada ayer por el CDR

Manifestante sentado frente a los Mossos d´Esquadra

Este  domingo sobre las 11 de la mañana Carles Puigdemont era detenido en un pueblo al norte de Alemania.

Como respuesta a la decisión del juez Llarena Òmnium Cultural y la Asamble Nacional Catalana (ANC) convocaban una manifestación en dirección al consulado alemán en Barcelona . Elisenda Paluzie lideraba la marcha y sujetaba una pancarta que pedía libertad para los líderes independentistas encarcelados el pasado jueves. La nueva presidenta de la Asamblea compartía cabecera con Jordi Solé  (de ERC), Ernest Maragall (de Junts per Catalunya) y Carles Riera (de la CUP), entre otros.  55.000 personas secundaban la manifestación que finalizaba sin altercados.

Paralelamente, alrededor de mil personas se concentraban en las inmediaciones de la Delegación del Gobierno en Cataluña. Ambas marchas coincidían minutos previos enfrente de la sede de la Comisión Europea para después tomar caminos diferentes.

Los momentos de mayor tensión se vivieron en la calle de Valencia con Roger de Llúria, donde el choque entre Los Mossos d´ Esquadra y los manifestantes dejaba nueve detenidos y varios heridos.

Esteladas colgadas de los balcones de un edificio

El momento álgido de la jornada tendría lugar ya entrada la noche, cuando los altercados se extendieron a otros puntos de Cataluña. Mientras que en Girona una concentración de 10.000 personas transcurría sin enfrentamientos directos con la policía en Lleida los manifestantes rompían la línea policial y a punto estaban de alcanzar la delegación de Gobierno. También en Tarragona unas 4.000 personas se concentraban enfrente de la subdelegación, donde la bandera española era sustituida por la catalana.

En las calles de la ciudad condal la situación seguía siendo de máxima tensión. A la altura del Paseo de Gracia, Valencia y Diagonal los manifestantes formaban barricadas con contenedores y lanzaban objetos para impedir el paso de la policía, que irrumpía con sus furgones, en ocasiones, a toda velocidad. Los altercados también provocaban cortes en las autopistas A-2 y AP-7, y en las carreteras N-340, C-25 y C-16.

El Comité de Defensa de la República (CDR) desconvocaba las protestas en Barcelona antes de las 23:00 y ponía fin de esta manera a una jornada que nos dejaba un total de 92 heridos en Barcelona, (de los cuales 13 eran policías), 7 en Lleida y 1 en Tarragona, todos ellos leves, según informaba el Servicio de Emergencias Médicas. Además 4 personas fueron detenidas después de participar en la manifestación organizada por CDR, entre ellas se encontraba un miembro de los Mossos al que en un principio no se le va a abrir expediente, ya que según apunta el cuerpo de seguridad no está demostrado que participara en los altercados.

Mossos d’Esquadra por la noche

Ya de madrugada miembros de la Organización juvenil Arran, vinculada a la CUP, hacían una pintada en una de las viviendas de Das con la que acusaban al juez Llarena de fascista.

En estos momentos Carles Puigdemont, quien ha pasado la noche preso en Alemania,  acaba de finalizar su declaración . Las autoridades deben decidir si el ex president queda en libertad o si continúa bajo custodia policial antes de ser extraditado a España.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esto:

Rubén Rozas Gutiérrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *