Fariña, Valtonyc y ARCO reflejan un retroceso en la libertad de expresión

Todos los periodistas (y los intentos de periodistas como nosotros) estábamos entre la espada y la pared. Nuestro deber nos llamaba, nos obligaba a gritar, a enfadarnos y a reivindicar la necesidad de la libertad de expresión, uno de los derechos fundamentales de la tan querida Constitución (artículo 20 en concreto).

Nuestro deber luchaba contra nuestro miedo, el miedo de contar la verdad y que nos persiguiesen por ello, el miedo de decir lo que realmente pensamos y lo que realmente queremos decir… Pero tenemos que luchar contra esa privación de una libertad que nos pertenece, tanto a los medios como a todas las personas.

Las libertades de expresión e información se han visto vulneradas. Tanto que presumíamos de ser un país totalmente libre, hasta que ocurren estas cosas, haciendo que el día de ayer sea uno de los días negros en el ámbito de la libertad de expresión y que posiblemente retrocedamos en esta. Hemos podido asegurar que es un retroceso en la falta de libertad de expresión e información, como también aseguran numerosos medios internacionales.

Un rapero condenado a tres años y medio de prisión ( que no es una multa, es una prisión) por sus letras. Precisamente un rapero, que en muchos casos se han convertido en el arte de protesta de nuestro siglo, (irónico, ¿verdad?)

Un periodista, que tras una gran labor de investigación (entusiasta para muchos) desmantelaba una gran red del narcotráfico gallego en su libro, secuestrado de manera cautelar.

Un artista reivindicativo, que en su obra exponía rostros pixelados de presos políticos, también se ha visto silenciado, ya que han retirado esta obra de ARCO.

Sin embargo, las redes si se han incendiado. Con los tres casos surgieron miles y miles de tuits defendiendo los casos, con hastags como  #RapearNoEsDelito, apoyado también por políticos, #Fariña y mensajes de apoyo al periodista y #ARCO. Si las redes se incendian y no tienen miedo, ¿no deberíamos nosotros quejarnos también?

Tras esta reflexión,  hemos decidido salir a la calle y preguntar a jóvenes qué opinaban sobre el tema. Las respuestas nos han sorprendido:

  • El 20% de los encuestados no conocían los casos.
  • El 75% de los encuestados sí que consideran que es una gran privación de la libertad de expresión, aunque algunos diferenciaban entre casos como el de ARCO, en el que todos coincidían en que era una vulneración, y el del rapero, donde algunos afirmaban que  “tu libertad acaba cuando empieza la del otro”.
  • Finalmente, el 5% de los casos defendían que no se vulneraba y que aunque las condenas podrían ser excesivas, no podía permitirse que se faltara al respeto a la Corona o a un exalcalde, aunque en el caso de ARCO ninguno se ha posicionado en contra.

Otro dato llamativo es la predominancia de las redes sociales a la hora de informarse. De todos los encuestados el 85% se han informado por Twitter, Instagram  o Whatsapp, mientras que el 15% conocían las noticias por televisión o prensa digital.

Estos resultados nos aventuran a pensar que la mayoría de los jóvenes piensan que se han vulnerado estos derechos. ¿Estáis de acuerdo? ¡Contádnoslo!

Comparte esto:

EDITORIAL ACTUALIDAD JOVEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *