Orgullo

Se trata del muro más resistente en el que se esconde la persona más dañada para justificar todos sus actos. Una palabra tan simple haciendo las cosas más complicadas…Cogí asco a esta palabra cuando separó ante mis ojos amistades, familiares, relaciones y un largo etcétera. Me parece la justificación más ruin para no admitir los errores que hemos cometido y seguir nuestro camino ciegos ante el sufrimiento de las personas que los han pagado. El orgullo tiene que hacer luchar al pueblo ante las injusticias, acabar con el maltrato de abusones a empollones, sacarnos la cabeza de un mar de lágrimas para poder respirar. No debe ser un escudo para no pedir perdón, menos aún el motivo por el que dos amigos no se miren a la cara o para que dos amantes no vuelvan a verse. Una cosa es que nos traten como a inútiles y otra tener opiniones diferentes. Veo al orgullo como el arma más devastadora del dolor emocional. Llega igual que se va, rápido; pero sus efectos pueden durar años para la persona que es atacada con el mismo. El orgullo es contagioso, pues por mucho que no quieras hacer pagar a los demás por lo que te hicieron, cambiará algo de ti. Te esforzarás más o te verás incapaz de hacer algo bien. Puede cambiar tu manera de andar, tus palabras; puede hacerte inseguro y demasiado prudente. Defiendo el orgullo que nos dio nuestros derechos, une personas y acaba con la esclavitud. Lucho contra el orgullo que lleva a la desconfianza, a señalar con el dedo, a discusiones y a no dar marcha atrás. Contra ese orgullo se lucha razonando, diciendo “gracias” y “perdón”, contando las penas cuando te preguntan y no para justificar que no vayas a hacer algo y, sobre todo, preguntando antes de dar por válido aquello que hemos presupuesto.

 

Pido, por tanto, que no os calléis ante el dolor, que sigáis adelante sin olvidar, que antes de acusar tengáis pruebas, que antes de hablar escuchéis y penséis. No es fácil superar el dolor emocional, menos tratar de impedir que el orgullo nos invada; pero creo que no sirve de nada sentirse perfecto si a cambio uno va a tener que estar solo o con personas que no le dicen la verdad. Sentir es lo que nos hace humanos, no debemos avergonzarnos de ello y convertirnos en seres inertes. El orgullo para la justicia y  el sentimiento para los mortales.

Comparte esto:

JesusMoreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *