Crítica de “Géminis”, la última entrega de Ang Lee

Una buena banda sonora y una fotografía impecable compensan un guión típico del género, que casi echa a perder una premisa que saca adelante un film.

La nueva apuesta de Paramount Pictures viene cargada de nombres. El más importante, un Will Smith serio y adulto enfrentado con su versión veinteañera, tan “fresca” como entonces, cortesía de efectos visuales de máximo nivel que acompañan durante toda la cinta. Dirigida por el tres veces oscarizado Ang Lee (“La vida de Pi”, “Hulk”…), “Géminis” es una película que bebe de muchas fuentes y llena de referencias a otros géneros.

El aclamado director taiwanés consigue darle un componente humano a sus personajes entre momentos de comedia ligera no sin cierta socarronería. David Benioff, guionista y productor ejecutivo de “Juego de Tronos”, se hace cargo del guión de esta producción, que dispara cuestiones en todas direcciones sobre el mal, la guerra y una supuesta moral. El resultado es un popurrí ameno que consigue desesperadamente no ser una película al uso. 

Los efectos por ordenador logran recrear a un joven Will Smith al que todos echamos de menos.

El pulso narrativo está bien acompasado entre la acción y sus valles, cargados de dramatismo que conviene al ritmo de la película y la asciende a un producto entretenido más allá de las coreografías de peleas, claramente influidas por la corriente de cintas de artes marciales que caracteriza el cine oriental y seña de identidad de Lee. 

La actuación del siempre de moda Will Smith, combinado con los efectos por ordenador y una fotografía extraordinaria convierten el apartado visual en un conjunto sobresaliente que consigue que olvidemos un guion bastante inverosímil durante gran parte de la película. 

Quién sabe si las pretensiones del proyecto en cuanto a reparto, efectos y presupuesto se hubiese traducido en todo su conjunto. Con sus brillos e intermitencias, parece que Ang Lee se conformó con un producto que podría haber sido más ambicioso.

Estreno en España: 4 de octubre de 2019.

Os recomendamos:


Comparte esto:

Adrián Gómez Peñacoba