Baloncesto
Kobe Bryant: la historia del 24 de los Lakers

Kobe Bryant fue uno de los máximos culpables de las noches sin dormir de toda una generación de aficionados al baloncesto. Este es un repaso a su carrera y vida.

Sus comienzos en el baloncesto

Kobe Bean Bryant nació el 23 de agosto de 1978, en Filadelfia (Pensilvania). Hijo del jugador de los Sixers, Clippers y Rockets Joe “Jellybean” Bryant, acompañó a su padre en sus últimos años como jugador en equipos de la segunda división italiana, en busca de un cambio de aires. Kobe pasaría 8 años en Italia, hasta su vuelta a Pensilvania a los 13 años, en el comienzo de sus estudios de secundaria.

En 1996 terminaría su carrera en los Aces de Lower Merion como máximo anotador histórico del sureste de Pensilvania, campeón estatal Class-AAAA y un récord de 31-3. Por el camino, superó a Wilt Chamberlain como máximo anotador, con 2.883 puntos durante sus cuatro años en los Aces.

Un salto a la NBA como pocos

El 26 de junio de 1996 Kobe Bryant sería seleccionado por los Charlotte Hornets en decimotercer lugar de la primera ronda del draft de la NBA, después de ganar el Naismith a jugador del año y que el USA Today lo nombrara Jugador Nacional del Año de la Escuela Secundaria.

Semanas después, ocurriría el cambio sobre el que se desataría la historia de la Mamba Negra: el 11 de julio de 1996, los Hornets lo intercambiaron a Los Ángeles Lakers por Vlade Divac. Aunque Divac era el pretendido de los Hornets, hubo otra persona crucial en el intercambio: Jerry West. El ahora ex gerente del equipo angelino cumplió el sueño de la infancia de Kobe y creó un proyecto para el que él se convertiría en una pieza crucial, junto a otro histórico del baloncesto: Shaquille O’Neal.

Pero no sería hasta tres años después cuando ese proyecto despegaría. Mientras, Kobe Bryant sería carne de banquillo para su primer entrenador, Del Harris, y no gozaría de buen trato con el segundo, Kurt Rambis. A pesar de todo, brillaría en el All-Star: ganó el concurso de mates de 1997 y fue elegido titular por el público en la edición del 98, en la que anotó 18 puntos frente a Michael Jordan, como jugador más joven en disputar un All-Star Game.

1999-2002: la época de la gran dupla

Los problemas de los Lakers comenzaron a disiparse con un nombre: Phil Jackson, el entrenador que consiguió seis anillos de la NBA junto a Michael Jordan. La temporada 1999-2000 terminó con el primer anillo de Kobe, pero Shaquille fue el protagonista de la temporada. A pesar de que Jackson organizó un encuentro entre Jordan y Bryant, solo sirvió para que asegurara que podía patearle “el culo en un uno contra uno”. La compenetración que mostraron Kobe y Shaquille en ese alley oop contra los Blazers de Scottie Pippen se quedaría en una mera anécdota. La rivalidad entre los dos creció hasta el punto de que O’Neal no quería defender para responder a las “cuestiones de egoísmo” de su compañero.

2003 y 2004: los años de la polémica

Con tres anillos consecutivos en tres temporadas, la primera temporada en la que Kobe Bryant jugó 82 partidos fue el principio del fin de ese vestuario de Los Ángeles Lakers. Kobe Bryant fue acusado de violación, perdió varios contratos publicitarios y el equipo solo pasó una ronda en playoffs.

La acusación se remonta a 2003, cuando Kobe fue acusado de abusar sexualmente de una joven de 19 años en su estancia en un hotel de Colorado. Ante las amenazas, el acoso de los medios y que su dirección se hizo pública, se negó a testificar frente a la corte. Desestimaron el caso, pero Bryant reconoció que ella no le había dado su consentimiento para mantener relaciones.

Aunque en la siguiente temporada conseguirían un subcampeonato, la situación en el equipo empeoró tanto a nivel de estadísticas, como de relación entre los jugadores. Bryant alcanzó un acuerdo con la mujer que le acusaba, pero promedió menos puntos y pedía ser el líder del equipo. Jerry Buss, propietario de los Lakers en esos años, cedió: Jackson se despidió y Shaquille fue traspasado a los Miami Heat.

2004-2007: años sin un rumbo fijo

La temporada 2003-2004 fue la primera en la que los Lakers no se clasificaron para los playoffs, por primera vez en 11 años. Tras las pruebas de Tomjanovich y Hamblem en el banquillo del equipo angelino, Phil Jackson regresó para la siguiente temporada y, pese a no ganar nada, Kobe hizo uno de los mejores años de su carrera. Volvió a codearse con Chamberlain, esta vez con un promedio de 35,4 puntos por partido y tuvo una actuación para el recuerdo: sus 81 puntos frente a los Toronto Raptors.

Llegaría la temporada 2006-2007, el año del cambio del dorsal 8 por el 24. Sería la temporada en la que haría 10 partidos de más de 50 puntos, pero también la de la petición de Kobe para irse a otro equipo, a causa de los malos resultados. Finalmente se quedó, bajo la promesa de que habría refuerzos en la plantilla.

2008: el comienzo de una amistad de oro

El 1 de febrero de 2008 Pau Gasol llegó a los Lakers. Gracias a la pareja que formaban Kobe y Pau, consiguieron un subcampeonato, el liderazgo de la conferencia oeste y el único MVP de Kobe Bryant. Ambos se encontrarían en la final de los Juegos Olímpicos de Pekín, con España más cerca que nunca de conseguir ganar a Estados Unidos, pero el estado de forma de Kobe lo impidió.

En la siguiente temporada Kobe volvió a ganar el anillo, siete años después. Los Orlando Magic daban la sorpresa de los playoffs al ganar a los Cleveland Cavaliers de LeBron James, pero poco pudieron hacer en ese 4-1 de la final, con Kobe logrando el MVP de las finales, gracias a su promedio de 30 puntos.

El quinto y último anillo para Bryant no se hizo esperar. En la temporada 2009-2010 los Cavaliers de LeBron decepcionaban una vez más y los Magic no consiguieron igualar su resultado de la pasada campaña, pero el rival de los Lakers en esta ocasión sí que estuvo a la altura: Los Boston Celtics de Allen, Rondo, Pierce, Perkins y Garnett llegaban a su segunda final en tres años. La final más repetida de la historia de la liga terminó con un 4-3 para los Lakers y el segundo MVP de Kobe Bryant en las finales.

2011-2016: los años no pasaron en balde

Phil Jackson se despidió de los banquillos con un 4-0 en los playoffs frente a los Dallas Mavericks de Dirk Nowitzki. Aunque Kobe mantuvo buenos números en la siguiente temporada, no pasó de las semifinales de conferencia. Los Lakers no volvieron a mostrar el liderazgo de tiempos pasados, en parte porque fichajes como Steve Nash y Dwight Howard no funcionaron. Bryant, una vez más, encontraría su consuelo en el oro de Estados Unidos frente a España en los Juegos Olímpicos de 2012.

La temporada 2012-2013 supondría la última de Kobe Bryant en condiciones óptimas. Tras una mala primera parte de la temporada para los Lakers, Kobe, a sus 35 años, prometió que el equipo llegaría a playoffs. Lo consiguieron, pero con un caro precio a pagar: el 12 de abril de 2013 Kobe Bryant se rompía el tendón de Aquiles frente a los Warriors.

A pesar de volver en un tiempo récord de 8 meses, Kobe no volvió a ser el jugador de antes. Su equipo no llegó a los playoffs y los años posteriores su prioridad se convirtió en poder seguir jugando. Esos últimos años le valieron para superar a Michael Jordan en la lista de máximos anotadores en la NBA. Años después, LeBron alcanzó a Bryant y le felicitó por su hazaña, en el que sería su último mensaje en Twitter antes de su fallecimiento.

En noviembre de 2015 anunciaría su retirada. La campaña 2015-2016 sería la última del 24 de los Lakers. Pero su despedida quedaría marcada para siempre en la historia de la NBA: a sus 37 años, anotó 60 puntos.

La vida de Kobe tras su retiro

Aunque siguió disfrutando del baloncesto con gestos como el homenaje de Los Lakers en 2017 en el que retiraron los dorsales 8 y 24, o el corto Dear Basketball por el que ganó un Óscar junto a Glen Keane, centró su vida en disfrutar de su familia.

Entre los hábitos de la vida de Kobe Bryant estaba asistir a los partidos de una de sus hijas, Gianna. El 26 de enero, Kobe y su hija se dirigían a uno de esos partidos, junto a otras 7 personas, pero el helicóptero nunca aterrizó. La niebla dificultó el pilotaje del mismo y chocó a mitad de camino, en Calabasas (California). El medio TMZ adelantó la tragedia y, minutos después, se confirmaba el fallecimiento de todos los pasajeros.

Durante los días posteriores, tanto los familiares y amigos de Kobe, como el mundo del baloncesto y los medios, han rendido tributo al 24 de los Lakers.

Aunque no todo han sido muestras de cariño: frente a los homenajes, acabaron regresando los fantasmas del caso en el que se investigaba la posible violación de Kobe Bryant. La periodista de The Washington Post Felicia Sonmez comentó un artículo de Marlow Stern (The Daily Beast) sobre ese caso. Poco después, comenzó a recibir insultos y amenazas de muerte, además de una suspensión de empleo y sueldo. Según The New York Times, en el correo que envió su director, escribió: » por favor, para. Estás dañando a esta institución». A pesar de que 200 compañeros del medio han emitido un comunicado para defender a Felicia, el Post argumenta que están investigando si vulnera su política de redes sociales.

Os recomendamos:

Comparte esto:

JesusMoreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *