El séptimo arte, evolución e innovación

Hoy, 24 de Octubre comienza la fiesta del cine en España. Gracias a esto podremos disfrutar de tres días de cine a un precio “asequible” en todos los establecimientos que participen.

A propósito de esta celebración, y debido a que una de las formas de arte más valoradas en la actualidad, haremos un repaso desde su nacimiento hasta ahora.

El mundo de la cinematografía salió a la luz  el 28 de Diciembre de 1895 de la mano de los hermanos August y Louis Lumière con la aparición pública de su cinematógrafo en el Grand Café del Boulevard des Capucines de París. Este dispositivo permitía tomar, proyectar y hasta copiar imágenes en movimiento.

Tras este gran avance, y sólo 7 años después Georges Méliès consiguió, mediante la sobresimpresión, las dobles exposiciones y el uso de maquetas (entre otros) el famoso efecto del cohete “incrustado” en la Luna.

Pero fue en 1916 cuando de verdad  se innovaría en el séptimo arte con la llegada del Technicolor, que como su nombre indica se trataba de una tecnología que permitía la grabación de imágenes a color. Puede parecer en la actualidad algo superfluo, pero poder percibir la realidad a color desde una pantalla en aquella época era de todo menos superfluo.

Más adelante (y coincidiendo con el año predilecto de la poesía española, 1927…) se introdujo al mundo de la gran pantalla el SONIDO. Parece mentira pero no es lo mismo ver la última película de 007 con sonido que sin sonido, os lo garantizo.  Si bien es cierto que un gigante del cine mudo, Charles Chaplin, consiguió cautivar a miles de personas, disfrutar del diálogo o narración de sucesos atraía más al fin y al cabo.

Pero como a todo aquello que triunfa, al cabo de un tiempo, le surgió un potente competidor. Estamos hablando nada más y nada menos que de la televisión. Si bien es cierto que la TV revolucionó la manera de ver el mundo, el cine no tenía pensado quedarse atrás. Por ello dio un gran salto en el formato de imagen gracias a Cinemascope. Este método básicamente conseguía tomar imágenes con una proporción de entre 2,66 y 2,39 veces más ancha que alta, respecto al formato utilizado en la televisión, lo que le otorgaba un detalle especial y sobre todo unos planos más centrados en el objetivo.

Para culminar el largo recorrido del cine, llegamos a la época de la ANIMACIÓN. En este ámbito el “rey” indiscutible es Disney, con sus interminables películas de dibujos animados, empezando por el conocido ratón Mickey Mouse:

No sólo innovó con originales ilustraciones animadas, sino que introdujo la tecnología de la cámara multiplano, la cual añadía a las animaciones efectos tridimensionales innovadores para la época, de los cuales se pudo disfrutar en la original Blancanieves.

Por último, el gran y último avance de la tecnología es sin duda alguna el 3D y los efectos especiales. Pixar es una de las compañías que más ha destacado en los últimos años produciendo gráficos generados por ordenador que eran capaces de transportarnos a mundos imaginarios (Toy Story), o incluso al fondo del mar (Buscando a Nemo). Si bien es cierto que estas películas representaron un salto enorme en la industria, sin lugar a dudas Avatar fue el “boom” de la ciencia-ficción, con la creación de criaturas azules semejantes al ser humano creadas a partir de receptores en los cuerpos de los actores:

Es fascinante como a partir de una secuencia de imágenes con un dispositivo del tamaño de un baúl se haya llegado a hacer cine con cámaras muchísimo más pequeñas y accesibles, pero sobre todo es impresionante que en un período de tiempo poco mayor a un siglo se haya evolucionado hasta tal punto en este séptimo arte en la actualidad. Así que, ¿a qué esperáis para conmemorar esta evolución yendo a la fiesta del cine?

Fiesta del cine: http://www.fiestadelcine.com/

Comparte esto:

Samuel García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *