El éxito de Staytons en la Costello

El pasado 24 de octubre, Staytons, el grupo ganador del Talento Ribiera, presentó su primer álbum Singularity en la Sala Costello de Madrid

Staytons lo dio todo sobre el escenario, encandilando a toda la Sala con sus habilidades técnicas. Sorprende que unos chicos tan jóvenes tengan tantas habilidades y sepan tocar tan tantos instrumentos diversos. Sorprende que, aun siendo el primer concierto de presentación, lo hiciesen como si llevasen cincuenta.

No hay duda de que eligieron a la perfección el orden de cada  canción, empezando con ‘A good tempered man’, una de sus canciones más conocidas y también más animadas, haciendo que el público “se viniese arriba.”

Con la misma energía del principio y unas canciones después, llegaron a versionar la canción ‘Dancing in the Moonlight’ para hacerla propia y continuaron con ‘Holly’, para llegar a ‘Solitude’, una de sus mejores baladas.

Con los nervios a flor de piel, tocaron ‘Singularity’, su primer single y el público les siguió al ritmo de las palmas que marcaba el trompetista Luis Ángel Sánchez.

Finalmente, cerraron con una gran presentación del grupo, que hizo los característicos solos que hacen los artistas cuando se les presentan.

No hay duda de que Staytons es una banda que llegará lejos y que tiene mucho potencial que ha quedado demostrado con los premios que ya han ganado. El arte y el estudio de la música les acompaña a todos, y eso se puede apreciar desde el principio.

Daniel Valdés no dudó en marcar el ritmo dejándose llevar y disfrutando al máximo de su primera vez en Madrid; Andrés Ribera cantó y bailó al ritmo de su bajo en todo momento; Venti Sariego destacó en los solos de guitarra y por su uso de los muchos pedales; Luis Ángel Sánchez impresionó con su habilidad para tocar en la misma canción tres instrumentos perfectamente; y J.Vicent Stroup el cantante principal, guitarrista y pianista que se deja la piel en cada canción.

Los cinco forman Staytons, un grupo que, sin duda, lo petarán.

 

Comparte esto:

Miriam Salgado Albertus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *