Las lacras del periodismo deportivo

El Periodismo deportivo es un tipo de periodismo que informa sobre temas vinculados con el deporte, los acontecimientos deportivos de interés público (ya sea a nivel regional, nacional o internacional), y las novedades que se producen en las distintas disciplinas deportivas.

A día de hoy, el deporte es una actividad que tiene un gran impacto en todos los países. Transmite valores culturales, formativos, sociológicos, psicológicos, éticos, políticos y sociales. Además, con el paso del tiempo se ha convertido en una auténtica industria, en la actualidad genera grandes cantidades de inversión financiera.

La conversión del deporte en un poder económico ha hecho que su repercusión en la sociedad sea cada vez mayor. Por eso, con el paso de los años los medios de comunicación han incorporado el deporte en su agenda y lo han convertido en uno de los temas mediáticos más importantes. En los Juegos Olímpicos de Londres de 1908 nació el concepto de periodismo deportivo; por primera vez, cientos de medios de comunicación de todo el mundo acudieron a cubrir ese evento. En el caso de España, a partir de los años 70 se produce el auge del periodismo deportivo: surgen nuevos medios, se consolidan los ya existentes y aumenta el tiempo dedicado en televisión y radio.

¿Por qué solo se habla de fútbol? ¿Cuál es el tratamiento a las mujeres? Estas dos son las lacras del periodismo deportivo del s.XXI.

¿INFLUYE EL PERIODISMO DEPORTIVO EN EL MACHISMO DENTRO DEL DEPORTE?

“Las mujeres que hacen deporte parecen invisibles. No están para los medios. No aparecen. No venden. Y si no vendes, no existes”.
–N. Ucendo, 2001.

El deporte femenino siempre ha encontrado muchas dificultades debido a que en distintas culturas se tenían creencias y estereotipos que negaban la participación de la mujer en el deporte. En la actualidad ha aumentado más que significativamente el número de mujeres que practican deporte, incluyendo el deporte en competición.

La principal causa del machismo en el deporte es la ausencia de la mujer en los medios de comunicación. Al no aparecer en los medios, el deporte femenino no tiene interés social y cae en el olvido. Además, pierde sus oportunidades de rebelarse para tener las mismas oportunidades que el hombre en el deporte.

Se está dejando de lado a muchas mujeres que se han esforzado durante toda su vida por superarse día a día, por alcanzar metas imposibles, que tienen los mismos méritos que cualquier otro deportista hombre.

FÚTBOL Y DEPORTES MINORITARIOS:
Porcentajes de los deportes más seguidos en España durante los últimos años:



El fútbol es, con diferencia, el deporte más popular en el mundo. Según una encuesta realizada por la FIFA en 2006, unos 265 millones de personas lo practican regularmente de manera profesional, semi-profesional o amateur. A esa cifra, que representa cerca del 4% de la población mundial, habría que sumar a los cientos de millones de personas que no juegan al fútbol, pero que lo siguen ya sea por TV o desde los estadios.

El fútbol es un deporte que genera espectáculo, un fenómeno de masas que despierta pasiones, y rivalidades. Pero, sobre todo, es una potente industria que mueve al año unos 500.000 millones de dólares.

Debido a su interés social y a la gran cantidad de dinero que mueve, el fútbol es el deporte al que los medios prestan más atención. Más de la mitad de la información deportiva está dedicada al fútbol. Le siguen otros deportes como el automovilismo y motociclismo, el tenis, el baloncesto, etc. El problema de esto es que, como ocurre con el deporte femenino, el resto de deportes “minoritarios” queda olvidado, de tal manera que no son publicitados, apenas tienen subvenciones, no atraen aficionados, etc. La única ocasión que tienen de mostrarse al mundo son los Juegos Olímpicos.

Otro de los problemas es la política. En los últimos años, en el deporte (y más concreto en el fútbol), ha intervenido la política, y esto no ha hecho ningún bien al periodismo deportivo. Todo lo contrario: La política ha mal influenciado al sector.

Comparte esto:

Sara Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *