¿Qué está pasando con el Brexit?

El Brexit se ha convertido en un tema típico de cada semana, ya que no llega a culminarse. ¿Por qué? Te lo explicamos.

Antecedentes

En 2015, el conservador David Cameron logró la reelección como Primer Ministro de Reino Unido con la promesa de realizar un referéndum para decidir si Reino Unido debía continuar o no en la Unión Europea.

En la votación del 23 de junio de 2016 un 51,8% de los votantes británicos se pronunciaron a favor de la salida de Reino Unido de la UE. Después de la votación, se inició el proceso para la marcha de Reino Unido, conocido como Brexit.

El argumento principal de Reino Unido para salir de la UE consiste en recuperar el control de asuntos económicos y, en particular, en materia de migración.

La fecha inicial para el Brexit era la medianoche del 29 de marzo de 2019, pero no fue así.

¿Por qué Reino Unido no consigue irse de la Unión Europea? Cronología del Brexit

2016

Tras la victoria del sí al Brexit, David Cameron renunció como Primer Ministro y Theresa May ocupó el cargo, después de que Andrea Leadsom abandonara como candidata del Partido Conservador.

2017

El 28 de marzo de 2017 Theresa May firmaba la carta que invocaba el artículo 50 del Tratado de Lisboa, en la que iniciaba la negociación para salir de la UE.

El 8 de junio de 2017 los conservadores de Theresa May se quedarían a 8 escaños de la mayoría absoluta y tendrían que pactar con los unionistas norirlandeses. El partido de May esperaba conseguir el apoyo de los ciudadanos británicos, por lo que el resultado supuso un golpe para sus expectativas.

2018

Después de más de un año de negociaciones entre Londres y Bruselas (con un intento de incluir una frontera física entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte), el 25 de noviembre de 2018 se anunció un primer “acuerdo de divorcio”. Theresa May buscaba someterlo a votación en el Parlamento Británico el 11 de diciembre, pero la falta de mayoría necesaria hizo que ésta no se realizara.

2019

Este gesto hizo que May tuviera que enfrentarse a una moción de censura presentada por los laboristas. El 16 de enero de 2019 sobreviviría a la moción con 325 votos a favor de su gobierno, frente a 306 en contra.

A pesar de esto, el acuerdo sobre el Brexit que planteaba Theresa May no pasó el corte en el Parlamento: el 15 de enero ganó el “no” por 432 votos, frente a los 202 “síes”.

El 12 de marzo el Parlamento volvía a rechazar una nueva propuesta de acuerdo, como acabaría sucediendo el 29 de marzo, después de que Theresa May renunciara como Primera Ministra: “Lo intenté hasta tres veces. Creí que perseverar era lo correcto, a pesar de tener todo en contra. Ahora ya me ha quedado claro que lo mejor para el interés del país es que sea un nuevo primer ministro quien lidere este esfuerzo”, declaró.

El 24 de julio Boris Johnson se convirtió en Primer Ministro de Reino Unido tras ganar a Jeremy Hunt en las elecciones del Partido Conservador.

Si ya era difícil el gobierno de Theresa May, el de Boris Johnson no se ha quedado atrás. El 28 de agosto pidió a la reina Isabel II la orden de suspender la actividad del Parlamento entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre. Con esta maniobra, Johnson pretendía que la oposición no pudiera frenar un Brexit sin acuerdo. Pero no lo consiguió.

El 24 de septiembre el Tribunal Supremo de Reino Unido consideró “ilegal, nulo y sin efecto” el cierre del Parlamento.

El 17 de octubre Londres y Bruselas alcanzaban un acuerdo sobre el Brexit. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, afirmaba que el acuerdo «salvaguarda la paz y la estabilidad en la isla de Irlanda».

A pesar de que los 27 aprobaron el acuerdo que permitiría la salida de Reino Unido de la UE en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, no ha tenido la misma suerte en el Parlamento Británico. El 22 de octubre la Cámara de Los Comunes aprobó el acuerdo en una segunda lectura (329 votos a favor y 299 en contra), pero ha impedido ejecutarlo el 31 de octubre (308 votos a favor, frente a 322 en contra).

Johnson quería acortar plazos, pero con la segunda lectura “la ley pasa a la fase comité, donde cada cláusula y cada enmienda se puede debatir», según explica la Cámara de Los Comunes.

¿Qué esperar ahora?

Ante el posible bloqueo del parlamento a unas elecciones anticipadas a corto plazo, Johnson sigue mostrando la misma postura: «nuestra política no ha cambiado: debemos abandonar la UE el 31 de octubre, al final del mes, y podemos hacerlo si los honorables miembros de la oposición consienten. Y eso es lo que trasladaré a los líderes europeos».

En caso de no haber acuerdo, los 27 aceptarían una nueva prórroga. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, señaló que recomendará aceptarla a los líderes europeos. Mientras que Alemania se muestra a favor del Brexit, Francia exige cambios en la situación política británica (elecciones o un nuevo referéndum).

Comparte esto:

JesusMoreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *