Finaliza el terror en Austin

En las ultimas tres semanas la ciudad de Austin ha vivido una situación de incertidumbre y de temor propia de las películas policíacas. Tras los sucesivos ataques de paquetes bombas que han sucedido y cobrado la vida de dos personas (además de causar cuatro heridos graves), la policía de Austin con el autor.

El primer acto ocurrió el pasado 2 de Marzo en una barrio residencial del norte de Austin, capital de Texas (Estados Unidos) cuando una persona de 39 años falleció tras abrir un paquete que resultó ser una bomba.

Diez dias después, el 12 de Marzo, el caso se repitió cuando un joven de 17 años abrió un paquete en la cocina de su casa, lo que provocó su fallecimiento. Su madre, que se encontraba en la misma habitación que él, tuvo que ser ingresada en el hospital con pronóstico grave. El mismo dia otro paquete bomba estalló en otra parte de la ciudad hiriendo a una mujer de origen hispano.

Hasta este momento se creyó que estaban dirigidos a personas de minorías sociales, ya que los fallecidos eran de origen afroamericano y latinos. Tras el penúltimo suceso del domingo 18 de Marzo esta hipótesis quedó descartada cuando los heridos de la siguiente bomba fueron dos jóvenes de 22 y 23 años blancos. Mientras que en Austin se celebraba el festival de arte y cultura SXSW en prácticamente todos los locales de la ciudad, en un barrio residencial a las afueras de la ciudad estalló la bomba detonada por un hilo en vez de ser un paquete como en las anteriores. Destaca el hecho de cambia el modus operandi en relación con las anteriores bombas.

El último ataque ocurrió el 20 de Marzo a las 7 de la mañana en la vecina ciudad de San Antonio (a una hora en coche de Austin) donde, en la oficina de Fedex, estalló otro artefacto explosivo destinado a Austin. No hubo heridos graves durante la explosión, solamente una persona tuvo que ser atendida pero sin pronóstico grave.

Esta  madrugada del 21 de Marzo se ha confirmado que el presunto autor de los ataques, Marc Anthony de  24 años de origen texano y residente en la ciudad, se ha autoinmolado en una explosión cuando la policía iba tras él. Aun se deconocen los motivos que le han llevado a realizar estos actos y siguen habiendo muchas incógnitas en el caso.

Finalmente la policía da por acabada las tres semanas de terror e inseguridad que se han vivido en Austin tras cinco explosiones del serial bomber, que se han cobrado la vida de dos personas y han herido a otras cuatro de gravedad. Aun así, la ciudad sigue en un clima de inseguridad y los refuerzos policiales siguen activos.

En la universidad de Austin, foco de la ciudad, los equipos especiales desplegados para buscar artefactos van a seguir por un tiempo, ya que pueden haber paquetes bombas circulando por la ciudad y pasarán unas semanas hasta que en la ciudad se recupere la normalidad.

 

Comparte esto:

Isma Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *