Autobús nocturno
Los autobuses nocturnos de la periferia madrileña podrán parar a petición de mujeres y menores

El nuevo proyecto permite que mujeres y menores puedan solicitar una parada a demanda dentro del recorrido en los nocturnos de Pinto, Valdemoro, Leganés, Fuenlabrada, Parla y Las Rozas.

Este lunes entra en vigor el proyecto piloto de la Comunidad de Madrid en el que mujeres y menores podrán solicitar una parada adicional en algunos autobuses nocturnos de la periferia.

En concreto, los nocturnos de los municipios de Pinto, Valdemoro, Leganés, Fuenlabrada, Parla y Las Rozas serán los pioneros en realizar este proyecto que durará unos tres meses y en los que las líneas de autobús deben ir elaborando un informe quincenal para evaluar su viabilidad.

Con el objetivo de “poder acortar los recorridos por la noche y garantizar una mayor seguridad”, las mujeres y menores de 18 años podrán solicitar una parada (dentro de línea) dirigiéndose al conductor, pero será este quien decidirá en última instancia si realiza la parada o no, bajo unas directrices que, aseguran que les han dado desde el mismo Consorcio.

Además de la propia consideración del conductor y de estas directrices, el Consorcio ha establecido unas reglas mínimas para “evitar situaciones de riesgo”: “Para que pueda hacerse la parada a demanda, debe haber una acera con una anchura mínima de 1,5 metros y, en caso de necesitar utilizar la rampa para sillas de ruedas, el conductor indicará si reúne las condiciones necesarias para poder desplegar la rampa o propondrá un punto de desembarque alternativo que sí reúna las condiciones”.

Esta medida pionera, podrá ayudar a las mujeres y menores. En algunos casos, puede crear problemas, ya que desde la central de líneas de autobuses de la periferia aseguran que si una mujer solicita una parada y el conductor acepta, más gente podrá bajar, ya que el conductor no puede prohibir a nadie que baje en esa parada a demanda. 

Esta medida ya había sido aprobada en muchas ciudades españolas

Este protocolo “antiacoso”  ya había sido testado en otras ciudades españolas, como por ejemplo en Vigo, Terrasa y Barcelona. En ellas, siempre se sigue el mismo protocolo: bajarse por la puerta delantera, en condiciones de seguridad y que la parada se encuentre dentro de la ruta.

La medida ha sido todo un éxito en estas ciudades, cómo creéis que funcionará en Madrid?

Comparte esto:

Miriam Salgado Albertus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *