¿Es posible conocer a un empleado antes de entrevistarle?

Sí, gracias a la práctica del big data.

El big data, o análisis masivo de gran cantidad de datos, está pegando muy fuerte en todos los sectores. En un principio podríamos pensar que sí, que es útil para empresas hacer análisis de mercado, o para economistas analizar cambios en una divisa, por ejemplo. Esta visión ha cambiado, ya que al estar todo cada vez más informatizado, TODO se puede insertar en una base de datos y analizar de manera eficiente (objetivo del big data).

Ahora bien, pensemos en todo lo que está informatizado de nuestra persona. Muchos más datos de los que pensamos están informatizados: datos personales como fecha de nacimiento, nombre, ciudad/pueblo donde residimos, estado civil… Pero es que últimamente hasta localizaciones o fotos, y es que si el objetivo de una empresa fuera rastrearnos, no lo tendría tan complicado.

Ese es precisamente el fin con el que muchas empresas usan big data para analizar todo rastro informático de los candidatos a un puesto de empleo. Puede parecer excesivo, pero la propia empresa, obviamente, quiere al mejor preparado para el puesto, y analizando su historial de empleo, sus aficiones o cualquier otro aspecto sobre él/ella pueden valorar si valdrá la pena contratarlo o no. Esto no quiere decir que estén dejando de hacer la entrevista de trabajo cara a cara como se ha hecho toda la vida, si no que le añaden un nivel de profesionalidad y de precisión en su contratación.

Esto no sólo beneficia a las empresas, el big data se está implantando en empresas de ofertas de trabajo. Nubelo es una de ellas, y lo que hace es invertir este proceso, es decir, te analiza pero para ofrecerte y emparejarte a ti con empresas que encajen con tus aptitudes laborales y sector profesional. Esta vuelta de tuerca es uno de los cambios más favorecedores para los trabajadores, ya que les ahorra mucho tiempo y les ofrece una herramienta eficiente para encontrar un trabajo adecuado con cada uno, algo que hoy en día (y por desgracia) no es muy común.

Comparte esto:
Samuel García Moreno

Samuel García Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *